LAS HIPOTECAS A TIPO FIJO CRECEN

En 2007 se contrataban el 90% de las hipotecas a tipo variable y este año ya han bajado al 60%.

Hace sólo diez años, contratar una hipoteca para adquisición de vivienda a tipo fijo era casi una extravagancia. De hecho, sólo una de cada 10 hipotecas tenía esta característica. Esta situación ha cambiado radicalmente en los últimos cinco años en cuanto a la oferta de los bancos. Con el actual nivel de intereses, han llegado a la conclusión de que unos créditos a tipo variable a largo plazo contienen un riesgo más elevado que hipotecas a tipo fijo para el mismo período de tiempo, sobre todo si las segundas ofrecen unos índices más elevados para garantizar que no habrá pérdidas de rentabilidad para la entidad.

El tipo al que se están ofreciendo, entre un 2% y un 3,5% de media, sigue siendo, de entrada, y de momento, más alto que el de las hipotecas a tipo variable.