LA MODIFICACION DE LA LEY DE ARRENDAMIENTOS URBANOS QUEDA DEROGADA

Todo real decreto ley, que dicta el Gobierno por razones de urgencia, debe convalidarse en el plazo máximo de treinta días hábiles por el Congreso de los Diputados.
En este caso, y como era previsible, la reforma de la Ley de Arrendamiento Urbanos, vigente desde el 18 de diciembre de 2018, no ha obtenido hoy la confianza de la Cámara, y el texto no ha sido convalidado, quedando derogado automáticamente; sin perjuicio de haber desplegado efectos jurídicos absolutamente plenos, por lo que todos los actos realizados a su amparo son válidos, en aras de garantizar la seguridad jurídica.